jueves, 31 de octubre de 2013

[Especial] Siete videojuegos que harán que no quieras apagar la luz...

Desde las leyendas costarricenses de "La Segua", "El Cadejos", o "La Carretas sin Bueyes", hasta los tradicionales cuentos de "El Coco" y "El Hombre de la Bolsa", con los cuales nuestros abuelos acostumbran asustar a los infantes que no seguían sus reglas, el miedo a la oscuridad y lo desconocido es algo con lo que todos hemos luchado desde niños. Sin embargo, no solo los pequeños de la casa viven el temor de apagar la luz e irse a dormir en la oscuridad. Las influencias del cine y los videojuegos han hecho eco en los miedos más elementales de nuestra generación.

Clásicos cinematográficos como "The Birds" de Alfred Hitchcook, The Thing de John Carpenter o The Shining de Staley Kubrik, han dejado huella en la memoria y sacado a flote la suma de todos nuestros miedos, sin dejar de lado el legado literario que grandes maestros como Edgar Allan Poe, Stephen King, o H.P. Lovecraft han puesto en nuestras manos para incrementar nuestro miedo a lo desconocido.

Los videojuegos no son la excepción a la regla. Obras maestras como Clock Tower, Eternal Darkness,  y Alone in the Dark, entre otras celebres producciones, se han encargado de provocar las más intensas emociones al jugar en la oscuridad. Hoy en The Scumm Bar reunimos a nuestros especialistas para repasar cuales han sido esos juegos que han hecho imposible la idea de ir apagar la luz. Estas son las joyas que siguen presentes en su memoria.

Charlie Odow - Silent Hill (PSX, 1999)

Recuerdo bien colocar el disco del primer Silent Hill en el Playstation de un amigo. Era muy común para mi hermano, yo y mi amigo tener largas sesiones de videojuegos y maratones de multiplayer y de vez en cuando probábamos nuevos terrenos. Esa noche mientras veíamos la introducción de lo que sería uno de los mejores juegos (y experiencias) de terror de mi vida, nos peleábamos por ver quién jugaba primero.

Y no era el típico pleito de “Yo quiero ser el primero” era más bien esquivar tener el control por un muy buen rato ya que el que jugaba era el más  vulnerable a los sustos y al ambiente oscuro de Silent Hill, mientras que los otros dos podían meterse debajo de las cobijas si se sentían desesperados.

La soledad, la música y la historia tan sencilla, pero a la vez tan extraña y complicada, crearon en mí un fuerte amor por la saga, aunque ha ido decayendo de manera increíble con el paso de los años (con algunas excepciones) cada vez que sale a la venta un juego nuevo de Silent Hill soy el primero en hacer fila, ya que busco con ansias a que alguna entrega nueva de la serie me regrese a los tiempos de terror y al sentimiento de inseguridad que me provocó la historia de Harry y su búsqueda por Cheryl en las calles llenas de neblina del pueblo más embrujado de los videojuegos.

Matías Olmd - The Walking Dead: A Telltale Game Series (PS3, 2012)

No hay muchas palabras para describir la grandeza de este juego. Si bien es cierto, no es una obra de terror a la usanza, su historia nos sumerge en la psique humana y en sus motivaciones en una situación tan extrema y terrible como lo es un apocalipsis, y más aún cuando este trata sobre caníbales hambrientos de carne humana. 

La sensación de incertidumbre sobre lo que va a ocurrir a continuación, convierte a The Walking Dead en un título desgarrador y crudo que nos pondrá en decisiones morales que a más de uno incomodará, y en el cual nuestras acciones arrastrarán sus consecuencias hasta el final. Una obra maestra y un conmovedor relato sobre lo que el hombre estaría dispuesto a hacer para sobrevivir en medio de la oscuridad.

Michael Orshan - Amnesia: The Dark Descent (PC, 2011)

Amnesia es fue juego de terror que me marcó para siempre. Recuerdo bien cuando tuve la oportunidad de compartirlo con varios amigos vía Livestream y Skype. Todos bien metidos en el juego, hablando de lo que pasaba y de la nada un brinco que nos hacía gritar a cada uno. Me viene a la memoria una ocasión en que escondiéndome uno de mis amigos estaba distraído, cuando comenzó a oír los gritos que pegábamos por la llamada, él brinco y casí se cae de la silla, aturdido solo preguntaba “¡¿Qué paso!?”, completamente aterrorizado.

Y es que a pesar de ser un juego relativamente corto, es a la fecha la producción que más gritos, sustos, brincos y risas me ha provocado. ¿Vale la pena? Completamente. Sino me creen, pueden echar un vistazo a las reacciones de quienes han experimentado en carne propia algunos de sus mayores sobresaltos. Es difícil no brindar mis respetos y aprecio completo para los creadores de esta historia. Una experiencia terrorificamente inolvidable.

Danny Ortiz - Saniturium (PC, 1998)

Sanitarium es uno de esos juegos obscuros de PC que muy posiblemente fue obviado, pero personalmente dejó una huella en mi como el juego mas bizarro que he jugado. Así es, ni Silent Hill me pareció tan bizarro.

Las locaciones son totalmente locas, pero las situaciones que van ocurriendo durante el juego pasan de ser bizarras a totalmente impactantes. Un ejemplo de esto es cuando uno visita el segundo mundo que es un área donde solo hay niños deformes. El área hace pensar que todos los adultos fueron asesinados por los niños. Uno encuentra un grupo de niños a los cuales uno debe vencer en un juego de “escondido” para que ellos le den a uno información.

Para mi sorpresa, una joven mente de unos 20 y tantos, luego de buscar por un buen rato al ultimo niño escondido, se nos revela que los niños tenían un “arma secreta” y esta era que enterraron vivo a uno de ellos para que nadie nunca pudiera encontrarlo. Y esto es apenas iniciando el juego…

Sergio Cespedes -  Zombies Ate My Neighbors (SNES, 1993)


Días como hoy, muchos hablaran de juegos de suspenso e historias elaboradas que los llevo a resolver misterios que jamás pensaron posibles, tramas de terror que te mantenían aferrado a la pantalla para no perderte un segundo de lo que estaba pasando. Pero yo no. Porque hoy quiero compartirles sobre un juego que traumo mi infancia y me hacía querer apagar la consola para no ver un monstruo nunca más.

Con mi segunda consola en mano, un desteñido Super Nintendo de uno de mis primos, yo vivía contento jugando Super  Mario World 3 y mi "juegito" de carros, pero todo cambio cuando la nación de zombies ataco. Con una trama divertida que representaba los juegos electrónicos con anteojos 3D y pistolas de agua de los 90's, sin embargo en ese momento no era la divertido para el Sergito de 9 años, ¿Porque?  Por qué ver un maldito enano de 40 cm corriendo hacia ti en un centro comercial  blandiendo un hacha era bastante perturbador, tanto que aún a la fecha le tengo miedo a los pasillos solitarios.

Y ni hablar de los Jasón de 2 metros con una motosierra y casi indestructibles al siguiente nivel y así sucesivamente hasta que te llegaban a dar miedo hasta las paredes. Un apartado gráfico bastante original y muy al estilo cómic de los  90's y una banda sonora que aunque repetitiva siempre divertida. Recomendado si quieren pasar un rato de sorpresas y retos.

Edwin Alcabarras - Silent Hill 2 (PSX, 2000)

Al igual que Charlie, uno de los juegos que me traumas generó en mis inicios gamer fue la saga de Silent Hill. ¿El motivo? En aquel entonces cuando las historia era más importante que las gráficos, era un guion y una historia original que me capturo de primera entrada. Lo que me gustaba y me sigue gustando del juego era su factor sorpresa o “el que no se sabe que va a suceder”, cuando caminabas en la neblina, en la oscuridad o en las edificaciones de Silent Hill, así como nunca se me va a olvidar la sensación al escuchar el sonido de la radio cuando se acercaba un enemigo. Sabías que venía, pero no de donde, y eso era algo que te hacía perder la cabeza.

Este factor de suspenso y miedo se fue perdiendo con los años cuando los videojuegos de miedo (de consolas de mesa más que todo) dejaron de ser “juegos de sobrevivencia” y dieron paso al típico “disparo, me agacho, disparo”. Sin embargo queda la esperanza de que aún para PC o sitios que ofrecen juegos online se puede seguir jugando de miedo y suspenso como Slenderman, aunque aún hoy puedo buscar en la videoteca y pegarme nuevamente un buen susto con Silent Hill.

Pablo Vargas - Alan Wake (Xbox, 360)

Aunque en el pasado títulos como Resident Evil, Clock Tower, o Fatal Frame quedaron grabados en la memoría, es con Alan Wake con quien tengo el vínculo más fuerte en el género del suspenso y horror. Desde la primera escena y hasta su sublime final, la historia de un escritor que huye con una esposa a un lago en medio de la nada para volver a encontrar la inspiración, sin saber que dicho destino lo llevará a perder a su compañero en medio de la oscuridad, es un relato que producciones cinematográficas en la actualidad deben envidiar a granel. 

Con un guión lleno de personajes inolvidables y espectaculares giros argumentales, el juego hace homenaje a obras cumbres del terror y lo desconocido como The Twilight Zone y Twin Peaks, sin dejar de lado los guiños a las historias que llenaron de las plumas de Poe, Lovecraft, King, Joyce y Hemingway, mientras va desvelando de forma paulatina los misterios que se esconden tras un apacible pueblo, la desaparición de su esposa en medio de las sombras, y la extraña presencia oscura que parece afectar todo lo que nos rodea.

La neurosis que sufre el escritor cuando se adentra demasiado en las tinieblas de su propio mundo, así como contemplar sus propios temores volverse contra él son las claves que han hecho de este juego uno de mis favoritos en el género del thriller de acción psicológica. Cada detalle de la historia es un homenaje perfecto hacia el terror literario, los escritores, y el peculiar mundo que les rodea. Una novela de horror hecha videojuego, y no dejo de agradecer cada día a Sam Lake por ello.

*****
Sin duda que los años pasan pero las experiencias nunca se van de nuestro lado. Grandes juegos que dejaron huella en nuestra memoria. Clásicos inmortales que nunca olvidaremos, y que hoy rendimos homenaje. ¿Y ustedes amigos (as)? ¿Cuales juegos hacen que no quieran apagar la luz?

11 comentarios:

ninguno de esos da miedo solo silent hill

si pusiera al menos el fear por que el 1 es la muerte

Creo q faltaron algunos juegos q dan más miedo, Ahora si hablamos de gaming en general, tanto en este como el de Jugador 1, faltó Slender Man. Tal vez no fue publicado por un estudio grande pero tiene elementos tan sencillos q aterra a cualqueira

Concuerdo con que faltaron juegos, ya que a lo largo de los últimos veinte años han habido grandes clásicos como The Clock Tower, Eternal Darkness, Alone in the Dark, o algunos más recientes como Fatal Frame II, los primeros Resident Evil y F.E.A.R. que tienen su buena dosis de sustos. No obstante el enfoque del post es repasar cuales fueron esos juegos dentro del género que dejaron huella, por lo que no es un top reglamentario, sino más bien un post homenaje.

Claro, no dudo que para muchos ahora producciones como Sanitarium pasen desapercibidas, pero en su momento, daba menos taco quedarse a dormir en el Sanatorio Durán que apagar la luz al jugarlos. En mi caso, me sentí identificado con Alan Wake porque cada detalle de la historia es un homenaje perfecto a obras cumbres del terror y lo desconocido, los escritores que nos regalaron esas maravillosas historias, y el peculiar mundo que les rodea.

Pero igual, entiendo el punto que comentan, y me parece válido, por lo que me gustaría escuchar cuales son esos siete juegos que dejaron huella en ustedes :)

Bueno nunca logré jugar juegos muy viejos, pero si puedo rescatar:
-Alone in the Dark
-Resident Evil (Los primeros)
-Eternal Darkness
-Alan Wake
-Dead Space 1
-Slender Man (2012)

The Suffering 1 y 2... son mi survivor horror favoritos... dan miedo, son super estresantes... son demasiado buenos

Pablo, como nadie puso Fatal Frame II? :imposibru: xD

Sanitarium lo que da es estrés y ansiedad.. Maldito juego... Nunca lo terminé... Tengo que bajarlo para el ScummVM

Fatal frame si para mi gusto el mas terrorifico

dead space 1 .... amnesia, alan wake, y por supuesto silent hill y aveces stalker.... despues de ahi ninguno en pc o xbox

Publicar un comentario

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.